Saltar al contenido

Cómo entrenar a tu cachorro para que no muerda

noviembre 29, 2021
Cómo entrenar a tu cachorro para que no muerda

Una una gran parte de la educación temprana de cada cachorro debe implicar aprender a emplear sus dientes. La boca y los bocados son comportamientos naturales de los cachorros, mas es esencial que los perros aprendan a emplear la boca con suavidad.

Para la mayor parte de nosotros, cuando sentimos esos dientes de cachorro afilados como agujas clavándose en nosotros, sobre todo en raza de perros grandes, nuestro primer instinto es detener el comportamiento.

¡No lo hagas! Ya antes de enseñarle a su cachorro a no morder, primero debe enseñarle que cuando muerde, el cachorro debe morder suavemente sin mucha presión.

Esto lleva por nombre inhibición de la mordedura y habría de ser una parte de su programa de socialización para su cachorro. No es particularmente bastante difícil de educar, mas requiere un compromiso y congruencia por la parte del dueño. El adiestramiento es esencial y merece la pena, en tanto que fundamentalmente evitará que su can muerda.

¿Por qué razón educar la inhibición de la mordida?

Todos los perros tienen el potencial de morder. Es esencial que los dueños de perros hagan todo lo que resulta posible para adiestrar a los perros a fin de que puedan prevenir las mordeduras de perros.

Aún es realista planear para lo peor. Si tu cachorro se transforma en adulto y acaba mordiendo a alguien, no desearás que el can adulto ejercite mucha presión.

Enseñarle a un cachorro a inhibir la mordedura puede representar la diferencia entre un pequeño bocado de su can y un bocado que manda a la víctima al centro de salud.

Enseñe mordiscos más suaves

El primer paso para enseñarle a inhibir las mordeduras es enseñarle a su cachorro a emplear la boca con suavidad. Si a su cachorro se le dejó quedarse con su camada hasta el momento en que tuviese ocho semanas o bien más, los hermanos del cachorro ya habrán empezado esta lección.

Si un cachorro muerde a un compañero de camada con demasiada fuerza, el otro cachorro en general chilla o bien deja de jugar. Esto le deja al cachorro saber que la mordida fue demasiado fuerte.

Cuando juegues con tu cachorro, puedes proseguir el ejemplo de los compañeros de camada (aun si no están allá). Deje que su cachorro muerda un tanto siempre que verdaderamente no le haga daño. Cuando su cachorro muerda demasiado fuerte, afirme «uy» con voz firme.

Si el cachorro prosigue mordiendo fuerte, puede decir «uy» y después levantarse y parar de jugar a lo largo de unos minutos.

Tu cachorro va a aprender velozmente que debe emplear la boca con suavidad si desea que prosigan los juegos contigo. El cachorro solo va a aprender a emplear su boca suavemente por medio de un adiestramiento repetitivo y incesante.

Empiece a reducir las mordeduras

Una vez que su cachorro esté utilizando su boca suavemente, es hora de empezar a reducir la frecuencia con la que su cachorro puede morder y morder a lo largo del juego.

Recuerde, el bonito y pequeño bulto de pelo en frente va a ser un adulto antes que se dé cuenta, y , sus amigos y familiares no desearán que el cachorro lo use como un juguete para masticar.

Empiece por enseñarle a su cachorro el comando «déjelo». Puede mantener ciertas gominolas en la mano, darle la orden a su can y aguardar hasta el momento en que recule un tanto. Elogie al can y dele un premio.

Practique esto por medio de múltiples sesiones de adiestramiento hasta el momento en que su cachorro responda a la orden en todo instante.

Ahora puedes comenzar a darle a tu cachorro la orden de «déjalo» toda vez que comience a tocar tus manos. De este modo, puede quitar gradualmente los comportamientos de la boca por completo, o bien cuando menos limitarlo solo a aquellos instantes en los que empieza el comportamiento a lo largo del tiempo de juego.

Ahora debería tener un can que jamás use su boca sin ser convidado a jugar, y cuando el can utiliza su boca lo hace muy suavemente. De nuevo, los cachorros aprenden a través del refuerzo y mensajes consistentes. Esto es imperativo; en caso contrario, los ejercicios de adiestramiento y también inhibición de la mordida no van a tener éxito.

Redirigir la Energía del cachorro

Para los instantes en que el cachorro está de buen humor y desea redirigir la energía (y el potencial de mordeduras entretenidas) lejos de (o bien de sus hijos), tenga muchos juguetes blandos en la casa. Son idóneos para que el cachorro juegue y aprenda en qué momento puede ser apropiado un bocado más fuerte.

Si tiene pequeños pequeños en la casa, vigile los juguetes para cachorros en frente de los venerados animales de peluche. Para un cachorro, todos semejan iguales.

Inconvenientes y comportamiento de corrección del Cachorro

Un fallo común es refrenar la mordedura castigando al cachorro. Aunque esto podría marchar como una solución veloz en un corto plazo, no es una solución.

El castigo no le enseña al cachorro la inhibición de la mordedura. Si llega un instante en que el cachorro (o bien el can) muerde, probablemente muerda de manera fuerte en vez de la mordedura inhibida que tratabas de enseñarle.

Asegúrese de que (y todos y cada uno de los miembros de la familia) conozcan el estilo de formación y sepan de qué forma incorporarlo. Trabaja en la inhibición de la mordida en diferentes situaciones y prosigue reforzándola diariamente.

Configuración