Saltar al contenido

¿Qué haces cuando tu cachorro tiene anquilostomas?

noviembre 29, 2021
¿Qué haces cuando tu cachorro tiene anquilostomas?

Los anquilostomas en perros son un parásito intestinal común de los cachorros. En dependencia de la especie, chupan sangre o bien muerden la pared del intestino delgado del can, lo que puede provocar un sangrado severo.

Todos los perros son susceptibles a los anquilostomas, mas los cachorros tienen el mayor peligro por el hecho de que posiblemente no tengan la inmunidad a los parásitos que los perros adultos acostumbran a desarrollar.

Aún de este modo, los anquilostomas son perjudiciales para los perros y pueden extenderse sencillamente en el medioambiente e inclusive en las personas, con lo que el tratamiento veterinario es esencial. La inmunidad no suprime necesariamente todos y cada uno de los parásitos, mas ayuda a reducir sus efectos.

Incidencia de anquilostomas

Varios géneros de anquilostomas afectan a los perros. Ancylostoma caninum es el más esencial, y así como Ancylostoma braziliense, se halla en tiempos cálidos. Uncinaria stenocephala Asimismo afecta esporádicamente a los perros y se halla en tiempos fríos. La mayor incidencia de la enfermedad se halla en los estados del sur, donde las condiciones de mayor humedad y temperatura dan un entorno ideal para el parásito.

Ciclo vital de los anquilostomas

Los anquilostomas adultos miden más o menos media pulgada de largo. Se aparean en el intestino del cachorro y las hembras ponen huevos que se suprimen en las heces. Los huevos eclosionan en más o menos una semana y las larvas infecciosas se desarrollan todavía más en el medioambiente.

En condiciones cálidas y húmedas, las larvas pueden vivir un par de meses. Prefieren el suelo arenisco, mas pueden arrastrarse sobre la yerba en pos de un huésped.

De qué manera los cachorros contraen los anquilostomas

Los perros pueden inficionarse de múltiples formas. Los cachorros pueden recoger larvas del suelo o bien de las heces. La senda común es tragar el parásito tras olfatear las marcas de fragancia o bien relamer. Las larvas asimismo pueden penetrar la piel de forma directa, por norma general por medio de las almohadillas de las patas del can.

Las larvas de anquilostomas infecciosas son capaces de penetrar la piel humana, ocasionando larvas cutáneas migratorias en las que las larvas migratorias en la piel ocasionan pequeños indicios colorados que pican. Los perros asimismo pueden inficionarse al comer un ratón o bien una cucaracha inficionados.

Después de ser ingeridos o bien penetrar la piel, los parásitos inmaduros tardan más o menos un par de semanas en migrar al torrente sanguíneo, por medio de los pulmones y al intestino donde maduran.

Cuando el perro es mayor y tiene una inmunidad establecida contra el parásito, posiblemente las larvas jamás lleguen a los pulmones y, en cambio, continúen en un desarrollo detenido en múltiples tejidos de todo el cuerpo.

Cuando una perra queda encinta, los parásitos migran a las glándulas mamarias y más tarde inficionan a los cachorros poco tras el nacimiento cuando los cachorros se nutren. En machos y hembras no embarazadas, las larvas que plagan tejidos pueden «filtrarse» nuevamente a la circulación, madurar y transformarse en adultos reproductores.

Anquilostomas en Perros: Qué son, Causas, síntomas y Tratamiento

Signos de anquilostomas en cachorros

Los anquilostomas ocasionan pérdida de sangre, lo que lleva a la anemia. Los signos de anemia incluyen encías pálidas, debilidad, desarrollo deficiente y pérdida de peso. Cuando los cachorros jóvenes se exponen a los anquilostomas por vez primera, no tienen una defensa natural y pueden verse apabullados velozmente por una infestación masiva.

La anquilostomiasis aguda brota súbitamente y, aparte de los signos de anemia profunda, estos cachorros pueden tener una diarrea sangrienta a negra semejante al alquitrán. Una infestación severa puede ocasionar un colapso repentino y la muerte.

Los perros adultos acostumbran a desarrollar enfermedades crónicas o bien continuas. Ciertas razas de perros, como los galgos, son propensas a las infecciones crónicas por anquilostomas y, con frecuencia, no muestran signos. Los perros que están agobiados, anémicos o bien en una zona donde la anquilostomiasis es común tienen el mayor peligro.

La infección crónica por norma general se identifica por diarrea leve o bien vómitos, mas puede volverse grave en perros con inmunidad disminuida. Los animales gravemente enfermos o bien anémicos requerirán hospitalización.

Diagnóstico de anquilostomas

Los anquilostomas se diagnostican al hallar huevos a lo largo del examen microscópico de las heces. No obstante, los cachorros jóvenes pueden padecer una enfermedad aguda sin huevos presentes si los parásitos son demasiado jóvenes para reproducirse.

Tratamiento y dificultades

Varios fármacos y combinaciones de fármacos están aprobados para el tratamiento de las infecciones por anquilostomas. Los fármacos se administran en dosis programadas para matar  las larvas en maduración, mas posiblemente no supriman las larvas cuando se detiene el desarrollo en otros tejidos.

Es esencial proseguir las instrucciones de su veterinario al tratar a su cachorro para cerciorarse de que se supriman todos y cada uno de los parásitos.

A veces, los perros viejos con exposición continua al parásito desarrollan una dermatitis por anquilostomas en el lugar de penetración de la piel. Esto afecta más generalmente a las almohadillas de las patas y se conoce como pododermatitis por anquilostomas.

Las patas del can se vuelven dolorosas, se llenen, se sienten calientes y se vuelven blandas y esponjosas. Sin tratamiento, las almohadillas pueden separarse, las uñas se desfiguran y las almohadillas se secan, se vuelven gruesas y resquebrajadas. El tratamiento es afín al tratamiento para la infestación intestinal, mas puede incluir ciertos pasos auxiliares.

Prevención de los anquilostomas en Cachorros

La prevención de la infección por anquilostomas solo se puede conseguir de veras si no se les deja tener anquilostomas primeramente, lo que en ciertas situaciones puede ser bastante difícil de conseguir.

La prevención mensual del verme del corazón conforme lo recomendado por su veterinario es una cosa que puede hacer para asistir a supervisar los anquilostomas. En caso contrario, las perras que se marchan a criar deben percibir medicación antiparasitaria conforme las indicaciones de su veterinario para asistir a reducir la transmisión de larvas a los cachorros.

Todos los cachorros han de ser llevados al veterinario inmediatamente y desparasitados en los intervalos guiados por el veterinario. Asimismo es esencial revisar periódicamente las muestras de heces en los cachorros. Aun si una muestra fecal no muestra anquilostomas, la desparasitación con frecuencia está justificada en los cachorros por el hecho de que no todas y cada una de las muestras fecales van a mostrar huevos de parásitos.

Practicar una buena higiene es un componente exageradamente esencial para prevenir la anquilostomiasis. Limpie las heces velozmente del jardín para asistir a reducir la transmisión de larvas al medioambiente. La exposición al aire libre tiene el mayor peligro en áreas húmedas y sombreadas, conque sostenga las áreas de las perreras secas y limpias.

La luz solar directa va a ayudar a frenar la población de parásitos en el medioambiente. Las pistas de grava o bien arena pueden beneficiarse de la aplicación de sal de roca o bien atíncar, que va a matar a las larvas; no obstante, estas substancias asimismo matan la yerba.

Configuración